Yo tampoco

CASI TODAS LAS PERSONAS QUE ESTÁN SOLTERAS TIENEN UN MISMO MOTIVO

0 Comments

Esta situación puede dar lugar a una pérdida de confianza en las propias capacidades, generando una autoimagen distorsionada. Algunas personas intentan con su pareja rellenar otros vacíos de su vida, como la soledad o la sexualidad.

Conocer a - 753736

Account Options

Algunas personas intentan con su pareja rellenar otros vacíos de su vida, como la soledad o la sexualidad. Alarma al fracaso, al engaño, al agonía, al compromiso o a madurar y asumir responsabilidades, por ejemplo. Cuando esta situación se prolonga durante mucho tiempo, puede dar lugar a auténticos estados depresivos. Dijeron que influye tener achaque aspecto, ser bajos o ser calvos. Sea como sea, estos pensamientos tan solo refuerzan la necesidad de enterrarse de otras personas, por temor a ser heridos. La explicación que ha encontrado Apostolou es que, sencillamente, las habilidades sociales necesarias para atraer a las parejas no han evolucionado como para cumplir con las demandas de la sociedad actual. Tener una ánimo desconfiada: ya sea por la propia personalidad o bien por experiencias anteriores.

Adeudar creencias erróneas sobre qué es el amor: a veces, simplemente tenemos salidas poco realistas. Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos autorización para hacer un diagnóstico ni aconsejar un tratamiento. Estar sin pareja es por tanto normal y, para mucha gente, incluso deseado. Es posible que existan una serie de razones, conscientes o inconscientes, que nos impiden establecer un correcto vínculo afectivo con una persona en especial. Estas razones pueden estar basadas en el miedo al compromiso, a ser traicionados, a que pisen nuestra dignidad Un autor bastante reconocido es el estadounidense Robert Dilts; se trata de uno de los mayores impulsores de la Programación Neuro Linguística. Sin embargo, muchas veces esta dificultad para encontrar pareja se déficit a actitudes que, consciente o inconscientemente, desarrollan estas personas. Para averiguarlo, Apostolou acaba de publicar un estudio en la revista Evolutionary Psychological Science en el que ha analizado

Leave a Reply

Your email address will not be published.*