Yo tampoco

EL FETICHISMO OCULTO TRAS LAS COSQUILLAS ERÓTICAS

0 Comments

No es tan extraño.

Chica adulta - 837052

Anuncios BDSM

Lo que desea el 'cosquilleador' no es recibir las cosquillas en sí, que podría ser o no, si no disfrutarlas, aunque se trate siempre dentro de una relación consensuada. El activista busca estimular la risa. También generan rechazo e incluso miedo, aunque esto no impide que se puedan disfrutar de muchas otras maneras. Si afuera sumiso o sumisa, la satisfacción podría venir del hecho de tratar de soportar el castigo que impone la otra parte.

Echale huevos y hablame, podriamos intentarlo aun a distancia o empezar poco a poco. Es curioso cómo el cuerpo nos hace sentir lo que no queremos reconocer. Me dijo que siempre lo quiso hacer con alguien empero que no se animaba, tambien me conto que le gustaria mucho mas si yo si lo pidiera u obligara a hacer eso. No tíos. Apretando y asfixiandolo, el unico aire que tenia para respirar era el que salia de mi culo. Por otro lado, los reflejos involuntarios, ajenos al control mental, como la negación de mantener quieta la parte cosquilleada, son su fuente de placer. El provocador busca estimular la risa. Macho sumiso decidido, no cambio de rol, discreción absoluta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*